Mantenimiento de Calderas

Durante el mes de noviembre, en nuestro sector vivimos uno de los períodos de mayor actividad en cuanto al mantenimiento de las calderas en las viviendas unifamiliares, aunque desde STC Gas siempre recomendamos que el mantenimiento debería realizarse durante los meses de verano, la mayoría de usuarios se dan cuenta de los posibles fallos justo cuando encienden la caldera en pleno invierno.

La normativa vigente obliga a la realización de operaciones de mantenimiento cada dos años, aunque la recomendación de los fabricantes es al menos una vez al año. A través de un mantenimiento periódico, vigilamos si los gases se queman bien, el rendimiento de la instalación y lo más importante, establecemos un protocolo de conservación y aportamos seguridad a nuestra vivienda.

Un mal funcionamiento puede hacer que disminuya el rendimiento de la caldera, a menor limpieza, más acumulación del sedimiento, la seguridad puede verse afectada si la caldera produce una mala combustión, los humos que quema la caldera y que quitan oxígeno de la vivienda, no debemos olvidarnos que las rejillas de ventilación siempre deben encontrarse sin ningún obstáculo facilitando la ventilación.

Debemos distinguir entre los calderas atmosféricas que sería el grupo en el que se encuentran las que necesitan de la circulación del aire para su funcionamiento y las calderas estancas que son las de nueva fabricación y que ellas de forma automática cogen el aire exterior, lo queman y lo vuelven a expulsar fuera, no roban oxígeno de la vivienda.

Es muy habitual que el consumidor confunda las operaciones de mantenimiento de la calderas que son las que se contratan con al empresa mantenedora, exigiendo siempre que exista el carnet de RITE y otra cosa es la inspección de gas que se debe hacer cada cinco años previa comunicación de la compañía distribuidora, una vez recibido el aviso, podemos acudir al mercado libre para contratar cualquier otra empresa habilitada para dicha tarea, si no la compañía distribuidora estará obligada a hacerla y repercutirlo en la siguiente factura.

Nunca debemos hacer caso a las llamadas telefónicas o a las falsos inspectores que pican en nuestra puerta sin previo aviso, obligándonos a la realización de un mantenimiento e inspección urgente a riesgo de que nos corten el servicio de gas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat